Thursday, 7 May 2009


Abro los ojos, solo veo unos números en rojo que marcaban las 5.45.
Entre una maraña de sábanas, intento cerrar los ojos para volver a quedar
en manos de Morfeo, pero imposible,éstos ya se habían salido de sus órbitas,
buscando la luz de una mañana agobiante como muchas otras.
Me levanté de la cama y les di ese placer, encendí la luz; mis padres y mi hermano dormían.
Aún quedaba una hora y cuarto para reunirme con sus gritos y con sus "¿Quieres darte prisa que llegamos tarde?".
Sigilosamente bajo las escaleras que dividen mi casa, con precaución,
ya que un paso en falso en esas circunstancias podía ser mortal;
para despertarme por completo me preparo un ducha bien fría y para contrastar,
un café muy caliente.
Y antes de tomar conciencia de lo dura que iba a ser la mañana que me esperaba, pensé:
"¿Por qué no dar una vuelta mientras mis padres duermen?"
Sin volver a pensar lo, así lo hice, cogí una chaqueta y salí de mi casa.
Aún era de noche y hacía frío, nadie por la calle, tan solo me acompañaban las tenues luces de las farolas y un viento que te helaba la sangre.
Fui a la plaza principal, donde algunos quiosqueros ya se preparaban para recibir la prensa, donde empezaban a aparecer los primeros coches del día y el cielo empezaba a tomar un color azulado.
Seguí caminando inmerso en mis pensamientos; silencio, quietud,serenidad; ni coches, ni personas, ni ruidos que estropeaban este clímax.
No se si fue casualidad o el destino pero el viento arrastró a mis pies una hoja insignificante de propaganda, no me fijé que anunciaba, tan solo leí una frase:
"Hoy va a ser un gran día."
Sonreí.
En ese momento las campanas de la iglesia me indicaban que ya era hora de regresar.
Cuando llegué, y nada más entrar, mi padre:
"¿Dónde estabas? Venga que llegamos tarde."
Yo solo supe contestarle con una sonrisa,
sí, hoy va a ser un gran día.
David.

6 comments:

€_r_i_K said...

Claro que sí, cada uno debe de intentar ser todo lo feliz que se proponga, sino es hoy mañana, pero cualquiera puede ser un gran día....


Salu2sssss....

Leola said...

¿En verdad llegó a tus pies esa frase? Es precioso. Yo no creo en el destino, creo que nosotros damos el significado a las cosas, las hilamos, las conectamos y les dotamos de sentido e importancia.
Espero que, a pesar de que se preveía duro, fuera en efecto, un gran día.
Un saludo.

Angelito said...

Que chulooooooo!!
joer nene, como escribes...
dame el truco que a mi no me quedan tan bien las cosas!! jejeje
un besikooo!

Glömska said...

Tú también ganaste una lectora..me encantó este relato.
Besitos

Marisol said...

Voy a por esa página de periódico.
Me gustaría que hoy fuera un gran día para mí. A pesar de las diferencias de edad (podrías ser mi hijo) sí te sigo.
Recibe un cordial saludo desde Berlín.

una más... said...

Vaya... ( con una sonrisa, es lo único que atino a decir después de leerte )
Besito!

Post a Comment

Wistful shadows