Tuesday, 25 October 2011

Paris sous la neige



Francia. Más concretamente, París. La ciudad del amor en un nevado día de invierno. Gente por las calles quejándose del frío y del tráfico paralizado a causa de la nieve. Ingenuos todos, no sabían que tan sólo tenían que levantar un poco la vista para poder disfrutar de las mejores vistas que nunca antes habían contemplado: Les Champs-Élysées cubiertos de nieve. Todos hubiéramos pagado por estar allí, bien abrigados y cogidos de la mano de esa persona tan especial... ¿o acaso me equivoco?


Parker lo sabía, y por eso había madrugado ese día, cámara y objetivo en mano, ojo avizor, para inmortalizar aquella París, más romántica que nunca. Y, es que en el fondo, los hombres también nos dejamos llevar por el romanticismo de la ciudad a la que amamos; pero es un secreto.

Al llegar a L'Arc de Triomphe de l'Étoile, su estómago vacío y su nariz congelada le pedían un buen café caliente. Con él en mano se dispuso a tomar la primera foto a aquel monumento que simbolizaba la batalla de Napoleón en Austerliz y su grito de «Vous ne rentrerez dans vos foyers que sous des arcs de Triomphe». A Parker siempre le había apasionado la historia, y más aún la historia de Francia. Con todos esos pensamientos en la cabeza mientras intentaba enfocar la foto sin que la niebla le impidiera que saliera nítida, hizo la foto.


Ahí estaba, la foto perfecta. Puede que Parker no lo supiera todavía, pero, sin lugar a dudas, era la foto perfecta. Y no porque en ella se pudiera ver el Arco del Triunfo nevado. Llamadlo destino, o llamadlo casualidad, pero en ella se reflejaba la silueta de la  mujer con la que tiempo después compartiría algo más que un simple marco espacio-temporal.  


Pero, como dicen, tiempo al tiempo... Todo llegará.   

11 comments:

Carlos Rodríguez Arias said...

Me encantan estas coincidencias tan perfectas
Un abrazo
Por cierto he organizado un concurso, anímate

A. said...

A quién no le gustaría visitar la ciudad del amor alguna vez, y si encima está nevada... mejor que mejor! Y que bonito encontrar a esa persona especial por cuasliadad, en esa ciudad y con ese clima... :) Buena entrada
Saludos

Didier Freitas said...

bellezas que pasan desapercibidas.. el día nevado y la chica amada.

Saludos!

Flaviani. said...

He abierto unos pocos blogs para leer y tal, ha saltado Mr. Brighside en el tuyo y no miento cuando he dicho que incluso me he emocionado viva. Después he leído París, esa ciudad por la que yo daría lo que fuese por perderme en alguno de sus callejones y dejarme caer por ahí con mi cámara. Y si, después has puesto una cámara de fotos ahí, un fotógrafo, y oye, me he enamorado del texto. Debe de ser que hoy estoy sentimental (y que también quiero ver nevar, que donde yo vivo no nieva nunca)

spagglov said...

Precioso *o*

Brekiaz said...

OOOOOH. ahora si, puedo leer :3 ains, tu con tus cosas tan bonitas mi Dave!!
Un beso enooorme

Rachel18 said...

hermosa entrada!! me encantaria conocer paris

Ana said...

Me alegra volver a leerte y más que sea de esta forma.
París tiene unas vistas preciosas, pero las mejores fotos, como tu dices, son de las personas que más quieres.
Un saludo (te vuelvo a seguir ya que blogger, el cual va fatal, me ha borrado blogs)

Si.el.corazón.pensara.dejaría.de.latir! said...

La historia se pone interesante... La foto me ha enamorado! y la descripcion me encantó =) saludos ^^

Coeur'sNoe said...

Que emocionante! Síi, sí :D

Clío said...

perfecto, perfecto, espero que esa fotografía realmente conecte dos personas echas una para la otra...

Post a Comment

Wistful shadows