Thursday, 21 June 2012

Y así empezó todo (I)

       
          Era una mañana nevada. Se despertó tiritando. "Aún es temprano", le decía el despertador desde el otro lado de la habitación, pero la manta se le había escurrido de la cama. En esos momentos se arrepentía de su manía de dormir sin calcetines incluso en invierno.
        Ya olía a café. Mamá ya debería estar deambulando por la cocina preparando el desayuno y el almuerzo para aquel día invernal. Pronto entraría en la habitación para llamarlo a grito de "¡Oriole, ya es la hora!". Se levantó de un salto de la cama y descorrió las cortinas para dejar entrar la luz a la habitación. Las luces de la ciudad, aún encendidas, se filtraron a través de los cristales. 
          Nieve por todos lados. Nieve vistiendo el cedro del jardín hasta la última de sus ramas y formando una amalgama a sus pies entre raíces, hojas secas y barro húmedo. Y nieve en su corazón al recordar que aquellas Navidades no serían lo mismo.
          Abrió el ventanal para dejar paso al frío, no sin antes abrigarse con el batín más caliente que tenía en el armario. El olor a humedad invadió la habitación. Se asomó al balcón para contemplar más detenidamente el paisaje y fue entonces cuando lo vio. Algo se movía en el suelo del jardín. La vista no le alcanzaba a adivinar qué era; todo estaba demasiado blanco y la oscuridad no ayudaba. Sólo podía contemplar los movimientos leves, débiles, sin apenas fuerzas.
          Oriole, sin pensarlo dos veces, se lanzó escaleras abajo hacia el jardín.



3 comments:

andii* said...

Cais siento como invierno que con la tormenta que entro hace frío y hay lluvia.
Me encanta, la nieve y los días así como los describes ^-^
Curioso que ya estamos en verano.
Espero la siguiente (:

(ositos
de goma)

Andrea Neptune said...

Ay, es genial leer cosas tuyas ya :3 Me encantan todos tus personajes, todos tienen algo especial :) Estoy deseando saber qué le deparará a Oriole.
En cuanto a mi carta para Verano, espero que esté cuanto antes :33
¡Un beso, David!

Lucy in the Sky with Diamonds said...

Me encanta!! Amo el invierno con toda mi alma :)
Y no puedo esperar a saber qué era lo que se movía entre la nieve del jardín.

Un besazo!!!

Post a Comment

Wistful shadows