Monday, 11 May 2009

Apolo y Dafne


Deméter, diosa maternal de la tierra, es la hija de Cronos y Rea: es la divinidad del cereal, del trigo; se la representa coronada de espigas, sentada, con antorchas o una serpiente. Esta diosa, tanto en la leyenda o en el culto, se encuentra estrechamente vinculada con su hija Perséfone. Las aventuras de Deméter y Perséfone, constituyen el mito central de su leyenda, el significado del cual era revelado en la iniciación a los misterios de Eleusis, ciudad de la región del Ática, a unos 15 km de Atenas.


Perséfone, hija de Zeus y Deméter, es capturada por Hades, con la ayuda de Zeus, en un momento en que la joven cogía flores. Deméter, al darse cuenta de la desaparición de su hija, la busca incansablemente de día y de noche, con antorchas, sin encontrarla. Al fin, el Sol, que todo lo ve, le informa de lo que ocurre. En ese momento, Deméter se irrita y abandona el Olimpo, renegando de su función divina hasta que se le devuelva a su hija. Marcha a Eleusis disfrazada de vieja y allí es aceptada en el palacio del rey Celeo como encargada de un hijo recién nacido, Triptolemo. Deméter cría al niño de una forma peculiar, intentando convertirlo en un dios, aunque no lo consiguió por la inoportuna intervención de la madre de la criatura.Es entonces cuando Deméter se revela como diosa y pide a los humanos que le levanten un templo y a Triptolemo le encomienda la misión de difundir por el mundo el cultivo del trigo.


Una vez construido el templo, Deméter se refugia en él, irritada, y deja de propiciar que crezca la vegetación, cosa que rompe completamente el orden de las cosas. Los hombres mueren de hambre y los dioses no reciben ofrendas. Zeus decide intervenir para la conciliación: se llega al acuerdo de que Perséfone volverá con su madre una parte del año (la primavera, estación florida y fructuosa), pero pasará otra con su marido en los infiernos (en la estación triste del Invierno).
Os dejo con una de mis esculturas favoritas del período artístico que me toca empollar para el miércoles.
Perdonad mi distanciamiento hasta ese día... Es lo que tiene ser estudiante.
Mil besos y abrazos,
David.

6 comments:

Leola said...

Uf, es preciosa. Creo que fue en la galería Borghese, en Roma, donde la vi. Es increíble estar delante y sentir cómo un bloque de pesadísima y durísima piedra se convierte en algo tan volátil y sutil.
Que estudies mucho, te esperamos de vuelta.

Angel said...

me gusta esta "historia" y la escultura también me gusta, aunque seguro que en directo me gustaria mas =D jajaja, aunque yo de estas cosas no entiendo, ya sabes que yo soy de numeros. jejeje
ueno pekeee, mucha suerte con los examenes, que ya estamos en mes champion, y hay que darlo todo y mas xD
un besitoo!!
Tekaa!!

MY OWN YELLOW CAT said...

Muchas gracias! ^^


Esa escultura me salió en un examen de hist. del arte... TT



Que vaya bien,

ByE!

Rosa Roja y ¿eres real?SI CLARO said...

Gracias PEKE!!! mi niño chico, es importante de vez en cuando compartir pedazos de cultura....me encanta aprender, y tu post de hoy enseña....perdona que sea cotilla....que estudias???

Suerte para el miércoles...encanto de niño...

Besitos de caramelo...

Xanti said...

Me encanta el mito de Perséfone, me encanta la explicación que dan los griegos para el paso de las estaciones y el que quede reflejado en algo tan bonito como el amor de una madre hacia su hija y también la de Apolo y Dafne que representa la estatua aunque yo había visto otra, esa no la conocía.
Besous!!

LadyLuna said...

¿También de exámenes? Suerte.
Interesante publicación =)
Yo también ando perdida ;)
Un beso^^

Post a Comment

Wistful shadows