Saturday, 8 August 2009

Vamos a comernos el mundo.

Abrió los ojos, amanecía.
Sonrió.
Hacía tiempo que no lo hacía.
Tenía ganas de levantarse y empezar.
El día era largo y él tenía muchos planes.
Se levantó y su puso manos a la obra.






Por su cabeza pasaban miles de ideas.
Hacía tiempo que no se encontraba tan bien.
Le gustaba lo que hacía, y mejor, cómo lo hacía.

Disfrutaba de su trabajo y del esfuerzo que realizaba.
Puede que a veces se sintiera agotado por ello,
pero todo esto le hacía sentirse vivo y con más ganas de continuar.



Tenía metas, caminos, ambiciones y ganas.
Todo lo necesario para triunfar en este mundo donde parece
que la incoherencia y la insensatez son capaces de plantarle
cara al sentido común.


Se echó agua a la cara y se miró al espejo pensando:


"Venga, vamos a comernos el mundo"




4 comments:

€_r_i_K said...

Claro que sí, amigo, y nada mejor que hacerlo con la cara límpia, así ofrecemos lo mejor de nosostros mismos....


Abrazos....

Adriana said...

Adoro ese sentimiento de tener la ambición y las ganas de comerme el mundo :) ¿Por qué no?

Un besito!

una más... said...

Qué buen rollo David!
Me encanta sentirte así..
Besazosssss! y que dureee..

alex said...

di que si, con esas ganas te comes el mundo y todo lo que se te ponga por delante.

Ole, me gusta mucho verte así, mucho mucho.

Un besito peke, disfruta

Post a Comment

Wistful shadows