Friday, 19 February 2010

Desenlace.

Era ya mayor, se podría decir que tenía unos años de experiencia que le otorgaban esa sabiduría que tanto la caracterizaba. Vivía sola con su querido gato Jogers. Aún podía arreglárselas sola. No necesitaba ningún ayudante de esos que le había propuesto su hija.
Era aún temprano cuando decidió salir de casa para tirar la basura y hacer unos recados antes de ponerse a cocinar. Abrigada hasta las orejas con una bufanda que había hecho ella misma para esas ocasiones bajó las escaleras de su piso y cerró la puerta del portal.


Se dirigió al contener más próximo que se encontraba unos metros bajando esa calle, y cuando se volvió, allí estaban.El chico del 1º C y la chica del edificio de enfrente. Mirándose, cara a cara. Ella parecía asustada, él incrédulo. Pudo ver perfectamente como el chico tiró su maletín de cuero al suelo y corrió hacia ella. La chica no pudo aguantar y de sus ojos brotaron lágrimas de felicidad. Y se fundieron en un beso con tanta pasión que parecía no existía nada más en el mundo que ellos dos. Sí, al fin estaban juntos.




La anciana sonrió para sí, porque eso ella ya sabía que tenía que pasar.

6 comments:

david said...

Lo mal que los tratamos y lo sabios que son.

Buen fin de semana.

FABIA said...

Dicen que sabe más el diablo por viejo que por diablo, deberiamos prestar más atención a la voz de la experiencia.
Una entrada muy bonita.
Besinos.

mlle.Chen said...

Creo que los dos primeros comentarios lo han dicho todo por mí.

Unbesooo(L)

XAVIER said...

Tu texto es un buen homenaje a los abuelos, son más sabios de los que creemos.
Un abrazo.

Gemro said...

Me siento agradecido de que un joven como tú dedique unas letras a los que ya dejamos atrás la juventud.
Cordial saludo y buen fin de semana.

alex said...

Ay, las personas mayores. Si les dejáramos mas tiempo para ensenarnos lo que saben nos iria mucho mejor.

Son los chicos del post anterior?

Un beso cielo

Post a Comment

Wistful shadows