Friday, 29 April 2011

The Globe



        Cada año, por la misma fecha se volvían a reunir después de mucho tiempo sin verse. Y, en esa ocasión, al igual que en todas las anteriores, saltaron chispas. Todos decían que era una pareja muy rara, ellos, en cambio, preferían llamarse "especiales", aunque, lo raro no siempre es algo negativo, ¿no?; eso pensaban ellos. Se sentaban en la cama, uno frente al otro, y hacían girar aquel viejo globo terráqueo que iluminaba la habitación a oscuras. Lo dejaban girar unos segundos y con un dedo lo hacían parar. La parte del mundo en la que el dedo se colocaba, es donde el destino los volvería a juntar. Sólo habían dos reglas: 1) Siempre, pasara lo que pasara, acabarían juntos. 2) No existirá nunca ninguna otra regla.
     Ése era su ritual secreto y "especial". Tras conocer lo que el destino les deparaba, volvieron a saltar chispas fieles a la filosofía de «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy». La despedida siempre era dura y los dejaba con medio corazón destrozado. Sólo medio, porque en la otra mitad se encontraban la esperanza y las ganas de revivir su próximo encuentro.


No. On the night Nicole disappeared.
The Confession by Jonh Grisham.
Página 89, línea 5.

12 comments:

Jan Arimany said...

Pero ¿por qué sufrir y separarse cada vez? Entiendo que sea una relación "especial" pero si les dolía tanto la despedida ¿por qué se separaban?
La única explicación que le veo es que querían disfrutar del poco tiempo que estaban juntos al máximo. De hecho las parejas que están a distancia son los que sufren más pero también los que valoran más el tiempo juntos.

Un abrazo (me encanta el texto)

Jan.

Carmen. said...

Las despedidas siempre duelen, pero los reencuentros suelen ser muy bonitos.
Me gustó muchísimo este texto.
Ah! Y muuuuchas gracias por pasarte por mi blog!
Besitos(:

Sergio said...

Muchas gracias por comentarme en las entradas (:

No hay nada raro en el mundo,todo depende de los ojos que lo miren.
Saludos:D!

Leticia Urbiola Hermoso said...

A dónde les llevó el dedo? ;)
Por cierto, gracias por comentar todos los días. La foto es de hace un par de años, y la guitarra sí bueno, hago lo que puedo jej
Feliz día!

Katua said...

Que duro verdad? separarte de lo que quieres es muy duro.

María/A cualquier otro lugar said...

La separación duele, pero sabiendo que no es permanente duele menos, y da lugar a la esperanza, y a las ansias del reencuentro.

Besos!

María/A cualquier otro lugar said...

Por cierto, me voy a seguirte también en twitter :)

M. said...

Increíble. Volverse a encontrar pase lo que pase... Quiero hacer eso alguna vez, pero temo ya no poder volver a amar. Y lo "raro" es la libertad, que pocos se atreven a tener. Be free, bye
P.S.: Lindo blog, escribidor, te sigo leo y comento.

Diego Tejada Gamboa said...

David, hiciste que recordara algo... esta historia se parece un poco a una mía. Besos.-

J. said...

¿Forma eso parte del libro o lo has escrito tú? Igualmente me encantó. Pues gracias por comentar y seguir ^^ He visto que te gusta el mismo tipo de música que a mi (aquella que nos haga sentir vivos), igualmente me encantó la de tu blog... Besos.

rocio said...

cada año por la misma fecha se volvian a reunir :) me encanta de verdad :)

gracias por comentar en mi blog y si necesitamos algunas veces tiempo para tantas cosas :) unbeso

Anonymous said...

No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy...
está frase, me recuerda a alguien, hmmm y ese globo terraqueo también!!!

Que coincidencias puede uno leer no, muy bonitas palabras David me gustan esas dos reglas...

Saludos un beso!!!
Mar*~

Post a Comment

Wistful shadows