Saturday, 3 December 2011

Tormenta

Abrió los ojos. El sonido de la lluvia atravesaba la ventana. Vuelta, otra vuelta… Ya no podía dormir. A Dafne le encantaba la lluvia, y más aún cuando no tenía que salir de casa. Puso un pie en el suelo. Fío. Vuelta a la realidad. Se puso sus zapatillas de andar por casa con una mano, mientras que con la otra se desenredaba su pelo enmarañado. 

Llegó a la cocina aún bostezando para prepararse un café bien caliente. Su aroma invadía la cocina. Taza en mano se dirigió a la terraza para darle el primer sorbo. Allí, con una manta sobre sus hombros, el aroma del café, un bolígrafo y papel, y la lluvia de fondo, era capaz de crear historias con las que nunca antes alguien había soñado. 

Desde aquel balcón, podía observar el viejo arce que había vivido en esa casa desde mucho antes de que ella llegara a ese lugar. Con sus hojas enrojecidas ya preparado para el cambio de estación, y mojado por la primera lluvia de otoño le hacía recordar a cuando de pequeña, su padre la columpiaba en aquel viejo columpio que hicieron juntos con dos cuerdas y una madera. Desgraciadamente, ya nada de eso existía: el columpio permanecía inmóvil, su padre ya no estaba allí y la niña pequeña había desaparecido. 

La lluvia le encantaba, pero echaba de menos tener a alguien que la abrazara por detrás mientras veía caer las gotas. Parecía que caía un buen chaparrón, pero donde realmente llovía era en su corazón.


Nota: Texto presentado al concurso de The Hollow in Time



13 comments:

Katua said...

Siempre vemos a la soledad como a nuestra enemiga, pero hay veces, que el silencio puede más que cualquier abrazo. Tenemos que considerar la opción de que al terminar el día, solo nos tenemos a nosotros mismos, y aprender a sacarnos una sonrisa. Porque esa sonrisa, estoy segura, de que será la más bonita y sincera que hayas visto nunca.

Ana said...

Como ya te dije, este texto es realmente bonito. Ya sabes que el personaje de Dafne me parece interesante, y más en este texto, cuyas dos últimas líneas me han dejado helada.
¿Qué tal te ha ido por París? Leí que te ibas en twitter y me diste mucho envidia :)
Y en respuesta a tu comentario, sí. Estuve este verano 3 semanas allí y esa ciudad me enamoró, por eso, cuando vi tus fotos allí me salió una enorme sonrisa de oreja a oreja.
Un saludo enorme (por cierto, buena música la de fondo)

Ana said...

Sí, quizá nos vimos por Brighton, o tal vez por Alicante, ya que soy de Elche y paso muchas veces por allí :)

Somewhere over the rainbow said...

Me encanta este blog, no se como no lo he encontrado antes! ES PRECIOSO.
Me verás por aquí amenudo.
Te espero:http://noesesotristezaentusojos.blogspot.com/
Un beso

Babú said...

el último párrafo es precioso "donde realmente llovía era en su corazón"
Pobre Dafne

Laura Irina said...

Ya lo leí cuando publicaste el enlace con los ganadores en twitter y me encantó. Sigue escribiendo, ganarás muchos premios más :)

(Quiero noticias de Paris... Te hemos echado de menos en clase).

(K)

Liz said...

OH, que bonito fragmento ^^ a mi me gusta la lluvia tambien ;)

Irene said...

AHHHHH
morirse en cada frase de querer otra y otra sensacion, un besazo :)

laura said...

Me identifico mucho, y de verdad que no te imaginas cuánto, con Dafne. Me ha encantado esta entrada ;)

Un besote!

Andrea Sweet Dreams said...

Ya lo había leído en el blog de Carlos :) Es precioso, me alegro de que fueras tú quien ganara el premio. Te lo mereces.
Y... hablando de premios, te espera uno por mi blog jajaja http://losuenosehacenrealidad.blogspot.com/2011/11/premios.html
Besos.

Rod Saldaña said...

no hay nada mejor que pasar los dias lluviosos con la persona que quieres, lo terrible es buscar a esa persona.

saludos

Rachel18 said...

Waaoo!! que inspiración!! me encanta la lluvia!1

Anonymous said...

Que lindo texto, creo que Dafne sigue siendo la misma niña de siempre, magia tus palabras tienen magia, me hacen transportar a lugares ya vividos y a otros que me faltan por vivir, eso sí llueve en mi mirada al leer este texto!!!

saludos David...
Mar*~

Post a Comment

Wistful shadows