Tuesday, 22 May 2012

Arianne


Aquella noche se pusieron al día. Siete años resumidos en horas y horas de charlas y paseos por la ciudad del Amor. Parker tenía la sensación de que esos siete años habían transcurrido en tan sólo unas horas, como si el tiempo no hubiera pasado o como si hubiera pasado, pero a una velocidad vertiginosa. Contradictorio. El reloj sin agujas. Y ella. La misma mirada y la misma melena rubia colgando por sus hombros.

Cruzaron todo el Jardin des Tuileries que en aquel 31 de diciembre se encontraba más nevado que nunca. Las luces navideñas de la Cité adornaban el escenario. Llegaron a la Île de la Cité, donde la gente comenzaba a conglomerarse para dar la bienvenida al año nuevo a los pies de Notre-Dame de Paris. Deambularon por el Quartier Latin hasta dar con un restaurante desde el que poder ver la gran silueta de Notre-Dame. 


          —¿Y esa expresión de asustado? —preguntó la chica.
          —¿Asustado? ¿Por qué? ¿Debería de estarlo?
          —No sé, parece que hubieras visto un fantasma.

Lo había pillado. Era inevitable. Siempre le habían dicho que era como un libro abierto. Sí, estaba asustado, o mejor dicho, aterrado. Ya lo había olvidado todo; había sido capaz de levantarse por las mañanas sin que le vinieran a la mente imágenes de pasado. Había construido nuevos cimientos en otro país y ni siquiera de esa forma se había podido librar de los fantasmas del pasado. La marea había vuelto a subir y había traído con ella el más fuerte de los oleajes de levante. Un tsunami de recuerdos.

          —Sí, hoy he visto a un fantasma. Tú eres mi fantasma, Arianne.


Buenas noticias, a partir de ya podéis 
leer y votarme en Amateurs Hotel.
>¡click!< .................
Os espero wistful shadows.

14 comments:

Miss Nameless. (M) said...

Arianne... Me encanta ese nombre, y me encanta como la describes <3 Te sigo :)

Sweetdie said...

Coincido con el comentario anterior en lo del nombre.
Es wai, es bonito.Me dan ganas de volver al invierno, y a Paris

Lish• said...

Muy Parisiano, mágico y encantador.
Me han entrado muchas, muchas, muchas ganas de volver a caminar a orillas del Sena, ver Notre Dame, Subir hasta la Torre Eiffel, entrar en el Moulin Rouge y en la ópera de París... Tantos recuerdos...
Sin palabras David. Precioso, como siempre.(Y tú estás monísimo en Amateurs Hotel^^)

¿Nos vamos a París? (Quizás nos encontremos con el bueno de Parker y Arianne paseando por la ciudad del amor)
Se te quiere 'little Owl' :3

Alex WS said...

¿Que te pones, David, que eres encantador a la hora de escribir?
¡Desde que te encontré o me encontraste (o nos encontramos, mejor dicho) haz sido siempre de mis favoritos!
¡Me encantó! Y eso de el pasado ¡PFF! todos deberíamos decidirnos a soltarlo, para poder pillar el presente.
Delicioso, encantador.
¿Sabes? Aún me acuerdo mucho de ti cuando escucho a Pereza.
¡Un abrazo inmenso!

andii* said...

Amo Paris.
Es un lugar tan… mágico.
No me extraña que estuviera aterrado.
Me pondré a leer más de Parker.
Y ya te sigo, me gusta mucho como escribes ^-^

(ositos
de goma)

lina skull said...

`date una vuelta por mi blog,

bsitos :*

www.mee-lina.blogspot.com

cami cartular said...

Tu blog es perfecto y amo como escribís.
Seguí así, un beso :)

KAIIWONG said...

Paris I miss it !!

KAIIWONG

Chica león said...

Nada más entrar, me he enamorado de esa cabecera. Y el texto, ha reafirmado mi decisión de quedarme por aquí.

Qtta said...

Que buen relato, cuantos fantasmas tendremos cad auno de nosotros?

Hermoso escenario para el encuentro.

Saludos.

Qtta.

Blanca G. Louve said...

París, invierno y pasado. Eso da lugar a mucha magia, cómo evitar sentirme identificada. Todos tenemos un fantasma del pasado y todos, además, queremos que sea un presente aunque nos de miedo. Pero podría salir bien.Me quedo por aquí.
Un beso,
y nubes azucaradas.

Fabrizia said...

Great post: I adore Paris!
What about following each other? Cosa mi metto???
Win a Romwe dress +$50 freebies and a secret gift

SweetElizabeth! said...

que bello *_*

Anonima said...

Que buen post!

Post a Comment

Wistful shadows