Wednesday, 17 February 2010

La chica de la ventana.

Un libro interesante, un café calentito, arropada por esa bata de seda tan suave.
Ahí permanecía, día tras día, al lado de la ventana de su habitación.
Todos los días a las 8 lo veía pasar.
Unos días corriendo, otros sacando a pasear a su perro, otros con su maletín de cuero.
Lo veía todos los días salir del edificio de enfrente.
Un día quiso bajar, pero fue tanta la presión que no pudo ni dar un paso al frente al verlo abrir la puerta de su portal.
Le resultaba imposible.




Él era el amor de su vida, aunque él aún no lo sabía...

7 comments:

Lexy said...

La de cosas que podemos dejar pasar por culpa del miedo. Esto es una buena muestra :)

un beso!

mlle.Chen said...

Algún día tendrá que dar el primer paso.. digo yo.

Gemro said...

Deberia dar ese paso, el amor no debe quedarse tras una ventana.
Cordial saludo.

XAVIER said...

Si hace muchos años yo no hubiera dado ese paso, me habria perdido lo mejor de mi vida.
Un abrazo.

Ángel said...

Esa chica está perdiendo un tiempo precioso limitandose a mirar al amor de su vida en vez de hacer que para él, ella sea el amor de su vida.

Un abrazo,

Ángel

alex said...

La de cosas que habremos dejado pasar por no tener la valentia de decir.

Un beso cielo

♥ Anabel ♥ Salvando a Julieta said...

Por favor, qué baje ya esas escaleras y le diga algo :)

Post a Comment

Wistful shadows