Wednesday, 11 January 2012

Pinceladas a la noche parisina

Si había algo que Parker no podía afrontar eran esas largas noches invernales en las que sus pensamientos hacían frente al sueño. Y, aquella noche, era una de ellas. Vuelta, otra vuelta. La cama se le hacía pequeña y las mantas parecían atraparlo. Decidió acabar con esa pesadilla. Encendió la luz de la habitación.

Miró el despertador que tenía en la mesilla de noche. Las cuatro de la mañana. Demasiado temprano como para despertar y demasiado tarde como para acostarse. «Genial», pensó. Necesitaba salir de aquella maldita cama. Se dirigió a la cocina con sueño y sin poder dormir. Encendió la cafetera. «Será una larga noche». Mientra esta llenaba la taza más grande que consiguió encontrar en su cocina, Parker se dio la vuelta y lo vio. 

El caballete con el lienzo en blanco que nunca se había atrevido a empezar. Y, de repente, le vino la inspiración. Con las pinturas en una mano y la taza de café en la otra, comenzó a pincelar. «Debo de haberme vuelto loco para estar haciendo esto a estas horas».

Y en verdad, no se equivocaba, porque las mejores obras de arte se crean con un poco de locura y pasión, sino no son obras de arte o, al menos, no lo son para el autor. Y, os aseguro, que está llegó a ser una obra de arte muy importante. 

Terminó de pintar a las siete de la mañana. Exhausto dejó el pincel y las pinturas en el suelo y se fue a la cama. Y, esta vez, Parker durmió como hacía tiempo que no dormía, con la mente en blanco por todos los sentimientos que había liberado con ese cuadro y con la satisfacción de que ese iba a ser un gran día.

7 comments:

Lish• said...

¡Y yo sin enterarme que habías subido la nueva entradita!

¡Cómo me encantan los artistas! (Ojalá supuera dibujar en lienzo me parece algo increible)
Parker me ha recordado a miles de noches interminables en las que veo como Sueño intenta entrar por la ventana pero no lo consigue (por mucho que yo quiera)¡La próxima vez cogeré lápiz, papel y algo de cafeína para hacer un cóctel explosivo!

Pongo la mano en el fuego a que cuando terminastes este relatito te sentiste mejor y dormiste esa noche estupemdamente :3

Un besazo enorme sweetie~

Diego Tejada Gamboa said...

A mi me pasa lo mismo, cuando tengo algo atascado (inspiración) no puedo dormir, es más no duermo, estoy inquieto, cuando logro escribir, duermo como un niño...

Saludos David y que este año sea estupendo.

Liz said...

Me pasa todo el tiempo! no puedo dormir y empiezo a pensar,leer o dibujar!
besos!

Mandarina said...

Cuantas veces me habré quedado despierta bien tarde hasta que he sacado la historia que llevaba en la cabeza porque intentaba descansar y era imposible. Genial la descripción de la furia creadora de los artistas! (Echaba de menos tus textos)

Ana said...

A veces, los peores momentos se pueden convertir en los mejores gracias a un solo detalle insignificante.
Y te doy la razón, las mejores cosas no nacen de la cordura, sino que se necesitan una serie de sensaciones para poder expresar lo uno siente.
Me alegra mucho volver a verte. Como te dije por twitter, echaba mucho de menos tus textos.
Y en cuando al otro que has publicado siento mucho no leerlo y comentar, pero mi nociones de francés son tan básicas que solo sé decir unas cuantas palabras. Aun así, creo que ha sido una muy buena idea.
¡Un saludo enorme! Mucha suerte con los examenes y ojalá que no tardes tanto en volver a publicar ya que siempre que me metía a blogger tenía la esperanza de ver tu actualización y nunca los encontraba :(
(También espero con mucha ilusión la carta ^^)

Sara said...

¡He sentido taaantas veces la sensación que tuvo Parker esa noche! Me ha gustado tu relato, me he metido en él, y se me ha hecho familiar ya que he podido experimentar lo que sintió el protagonista.
La verdad, me gusta (y mucho) como escribes. También me gustan mucho las imágenes de tu blog (sobretodo el búho, pero eso ya es cosa de gustos)

Yo estoy tratando de retomar un viejo blog, y me gustaría contar con tu opinión (si quieres, por supuesto), aunque no sea muy literario, que digamos. http://deshaciendounatrenza.blogspot.com/

Me pasaré a leer más cosas tuyas, sigue escribiendo como lo haces, ¡un besote!

Trece said...

Me siento tremendamente identificada. Si bien yo nunca he pintado un lienzo a esas horas, muchas veces me he visto desvelada a horas intempestivas. Y me he puesto a escribir como una loca, con kilos de inspiración y mil cosas por contar. Después se duerme mucho mejor.
Me impresionan los escritos que son capaces de llegar a hacerme sentir algo, y ser capaz de sentirme como se siente él, es algo que me gusta todavía más. Para mí es muestra de que acabo de leer una buena narración. Es la primera vez que entro aquí y creo que me quedaré un poco más. :)

Post a Comment

Wistful shadows